¿Estamos agotando los recursos naturales?

20130409-230709.jpg

Unos de los mitos recurrentes desde el comienzo de la Revolución Industrial es el miedo a que los recursos naturales se agoten por la sobreexplotación. En la actualidad el miedo al agotamiento de los recursos esta muy extendido entre la población; pero no deja de ser una gran mito. De hecho no estamos agotando nuestros recursos, lo que estamos haciendo es usando los recursos más eficientemente o buscando sustitutos para los recursos que comienzan a escasear.

Para ilustrarlo vamos a repasar varios ejemplos que han sucedido.

El cobre

A principios de los 60 del siglo XX, el teléfono se extendía rápidamente por los Estados Unidos como medio de comunicación. Para soportar la creciente demanda se tendían miles y miles de kilómetros de cable de cobre. Al aumentar la demanda el precio del cobre comenzó a subir. Sin embargo, hoy sabemos que el cobre no solo no se agotó sino que el teléfono se expandió por el mundo entero.

¿Cómo fue posible? Primeramente, al subir el precio del cobre por la incesante y creciente demanda, los yacimientos de cobre que no se explotaban por ser caros de mantener, comenzaron a ser rentables. En segundo lugar, se buscó una alternativa más eficiente y rentable, la fibra de vidrio. La fibra de vidrio se produce a partir de arena, recurso cuasi-ilimitado, y, además, tiene mayor capacidad de transmitir datos y voz que el cobre.

El petróleo

Desde que el primer barril de petróleo fue refinado a principios del siglo XIX, el hombre se ha preocupado por el posible agotamiento de este recurso. Este miedo se ha ido incrementando con la expansión de los usos del petróleo, especialmente, con la popularización del automóvil como medios de transporte. Así como el crecimiento exponencial del uso de plásticos, que son productos derivados del petróleo.

Curiosamente, la realidad nos ha ido desmentido el mito; así las reservas de crudo han crecido casi en paralelo al aumento del consumo. Hagamos un repaso histórico de las cifras de las reservas y consumo de petróleo. Empezamos en 1882, cuando el consumo de crudo alcanzaba lo 25 millones de barriles anuales y las reservas se estimaban en 95 millones de barriles, es decir, solo había reservas para 4 años. En 1919 todavía seguía habiendo petróleo, ese año Scientific American publicaba que solo quedaban reservas para los próximos 20 años. Más de 30 años después, en 1950, seguíamos teniendo petróleo y el American Petroleum Institute estimaba unas reservas de 100.000 millones de barriles ¡Más de 10 veces las reservas de 1882! En 1956, algunos auguraban el pico máximo de extracción de crudo para los años 70. Sin embargo, en 1993 las reservas de crudo alcanzaban los casi 1 billón de barriles; y en 2008, las estimaciones eran de 1,2 billones de barriles de petróleo.

El aumento de las reservas de petróleo a lo largo de la historia se debe a varios factores:

1-El precio del barril de petróleo. Con el aumento de la demanda, aumenta el precio del petróleo. Al aumentar el precio del barril de petróleo, yacimientos que no eran rentables porque los costes de extracción eran muy elevado, comienzan a ser rentable y pasan a ser contabilizados como reservas. Un claro ejemplo de esta relación son las arenas bituminosas, yacimientos donde el petróleo se encuentra mezclado con arena, haciendo muy costosa su extracción, solo siendo rentable cuando el barril de crudo se paga a más de 100 $, como pasa ahora mismo.

2-Mejoras en las técnicas de extracción: el avance tecnológico ha permitido explotar yacimientos a grandes profundidades o en el mar, descubriendo reservas que antes no se conocían.

3-Aumento en la eficiencia del uso: una gran parte del consumo de petróleo se dedica a alimentar el parque automovilístico mundial. Así que cualquier disminución de la cantidad de gasolina necesaria para mover un vehículo tiene un gran impacto en el consumo futuro. Los vehículos de los años 60 consumían una media de más de 10 litros cada 100km, hoy en día ese consumo se ha reducido hasta menos de 6 litros.

Estos dos ejemplos nos demuestran que al incrementarse el precio de un recurso por una demanda elevada se activa una señal en el mercado que induce a los productores a buscar una alternativa, bien explotando yacimientos que hasta ahora no eran rentables bien usando un recurso nuevo que sustituya al anterior, o a ser más eficientes en el uso del recurso.

Como hemos visto, no debemos tener ningún miedo al hecho de que se pueda agotar un recurso natural y, por tanto, no debemos restringir su uso, sino potenciar la competencia y el libre mercado, para que el mecanismo de fijación de precios en base a la demanda incentive a los productores en la búsqueda de alternativas y/o incrementar la eficiencia en el uso del bien.

Nota: Gran parte de esta entrada es una traducción del video “Are We Running Out of Resources?”

Imagen | http://www.brainpickings.org/index.php/2013/02/18/our-friend-the-atom-disney/

Para saber más | learnliberty.org.

Esta entrada fue publicada en Conceptos basicos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¿Estamos agotando los recursos naturales?

  1. Casi totalmente de acuerdo con el artículo, pero un matiz muy importante.
    Los recursos minerales y fósiles sí son limitados y sí se agotan. Otra cosa es que en paralelo a su consumo hayamos descubierto nuevos yacimientos. Eso solo significa que las previsiones y cálculos estimativos eran erróneos.
    Es por esto que hay que seguir desarrollando las tecnologías renovables, hasta conseguir que sean rentables para no depender de recursos limitados.
    Cuando digo desarrollando no me refiero a subvencionar parques eólicos y huertos solares con los que lucrarse un puñado de golfos y amiguetes de la casta política.
    Por supuesto que quien invierta en ellas tendrá que obtener alguna renta. tienen que ser atractivas para que un emprendedor se juegue los cuartos, pero no no debe ser un coto privado para inversores pudientes con ganancia asegurada.
    En otras palabras, menos burocracia y más facilidades para el inversor, pero con un precio a la producción acorde con el mercado…

    ¡Un saludo!

  2. Lituus dijo:

    No hay que olvidar la función exponencial http://luisletosa.blogspot.com.es/?m=1

    Ni las necesidades ligadas al crecimiento
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>