¿Cómo Hacer Dinero?

Hoy os traigo una ambiciosa idea de comunicación y formación creada por Videas, una productora de animaciones.

Videas tenia la intención de crear una serie de 25 episodios sobre los fundamentos económicos que hacen que uno sea rico o sea pobre. Es un proyecto de divulgación economica que se ha quedado en el camino al no conseguir los fondos necesarios para acabar la serie. En este caso el Crowfunding no ha funcionado. ¡Es una pena!

Os dejo el enlace a los 3 capítulos producidos.

Capítulo 1
Capitulo 1 Cómo Hacer Dinero

Capítulo 2

pizarra-chd-2

Capítulo 3

chd-3-videas-copia

 

Publicado en Conceptos basicos, Principios economicos | 1 comentario

En defensa de lo privado

Hoy os transcribo una excelente columna de opinión de Federico Duran publicada en Cinco Dias, sobre el debate servicios públicos vs gestión privada, ya tratado en este blog (aqui)

Asistimos en los últimos tiempos a un aquelarre en defensa de lo público. En los más variados sectores y con las más variadas excusas, se ha desencadenado una ofensiva en pro, no ya de la garantía pública, sino de la prestación pública de determinados servicios. Y en esa ofensiva, los defensores de lo público exhiben con cierto orgullo la que consideran una posición de superioridad ética o moral frente a cualquier forma de intervención privada. La gestión privada se rodea de todo tipo de sospechas y se pretende santificar la gestión pública, y, de paso, el estatuto jurídico público de quienes participan en la misma.
Lo preocupante es que los promotores de esos planteamientos se alimentan de la pervivencia, en la conciencia social, de la idea de la superioridad de lo público sobre lo privado. Lo que constituye un evidente atraso cultural y explica muchos de los males de nuestra realidad económica y social. Por eso, es necesaria una ofensiva contraria, que reivindique la limitación de la esfera pública y el valor de la iniciativa privada para asegurar el progreso económico y el bienestar social.
Y, sobre todo, es necesario desmontar la farsa que se ha creado en torno a estos debates. Parafraseando a Samuel Johnson, cuando advertía que el patriotismo es el último refugio de los canallas, podríamos decir, si se permite un punto de exageración, que la defensa de lo público puede convertirse en el último refugio de quienes pretenden disfrazar de causa elevada la pura, simple y descarnada defensa de sus intereses o, incluso, de sus situaciones de privilegio.
Decía Benedetto Croce, criticando el corporativismo profesional, que toda profesión es una conspiración contra el público. De la misma manera, podemos decir que muchas de las defensas de lo público encubren una conspiración contra los intereses generales, contra los intereses del público, paradójicamente en nombre, pretendidamente, de la defensa del interés general.
La gestión privada se rodea de todo tipo de sospechas y se pretende santificar la gestión pública
Como digo es un tema en gran parte cultural. La sociedad debería ser consciente de las ventajas que derivan de la prestación privada de determinados servicios, de los que los poderes públicos deben ser garantes pero que no tienen por qué ser prestadores. Hace algún tiempo, un empleado público, en un día de movilización contra las privatizaciones, me quiso entregar un panfleto y, como se lo rechacé, me preguntó si no me interesaba el asunto. Cuando le respondí que sí me interesaba, pero que era partidario de la privatización, me miró como si hubiera visto un extraterrestre. Probablemente no podía concebir que alguien pensara que la depredadora iniciativa privada tuviera que asumir, aun de manera más eficiente y menos costosa, la prestación de un servicio cómodamente asumido, y en confortables condiciones, por un ente público y por sus empleados públicos.
El recorte de la Administración y el repliegue del sector público han sido, hasta ahora, claramente insuficientes. No solo siguen existiendo multitud de organismos perfectamente suprimibles, sino que sigue imperando la mentalidad tradicional de que la importancia y el poder de una institución se miden por el volumen de su plantilla, y la consideración de que uno de los atributos de una posición relevante en la Administración es el de proceder a nuevas contrataciones de personal. Llama la atención el hecho de que, en la penuria económica en que se mueven las Universidades, su principal reivindicación suela ser la de aumentar las plantillas de profesorado, cuando el propio Tribunal de Cuentas acaba de señalar que están, muy probablemente, sobredimensionadas.
El Estado ha de volver a ser si no un Estado mínimo sí un aparato de dimensiones mucho más reducidas que las actuales. Todo lo que pueda ser objeto de gestión privada debe serlo. Y el régimen funcionarial o estatutario del personal debe limitarse a aquellos supuestos en los que se dé el ejercicio de poderes públicos. En el ámbito europeo, a efectos de la libre circulación de trabajadores, funcionarios públicos excluidos de dicha libertad se consideran solo aquellos que participen del ejercicio de poderes públicos.
El resto, sea cual sea su calificación por los ordenamientos nacionales, son trabajadores. Así debe ser. La condición funcionarial debe reservarse a quienes ejercen dichos poderes. El resto debe quedar sometido al ordenamiento laboral común. Y hablar de la inamovilidad de los empleados públicos como garantía de imparcialidad no deja de ser una broma. Ni estamos en tiempos de las cesantías ni el ordenamiento laboral es, precisamente, proclive al despido libre.
Basta analizar los convenios en las empresas públicas para entender hasta donde han llegado los privilegios
La sociedad debería manifestarse en defensa de lo privado. Y en contra de que la apelación a lo público, a costa del esfuerzo contributivo de los ciudadanos, sirva para perpetuar situaciones de ineficiencia (o de menor eficiencia) y de sobreprotección de determinadas personas. Basta analizar los convenios y acuerdos que han existido en empresas públicas (algunas de ellas, posteriormente privatizadas, siguen sufriendo el peso de unas condiciones exorbitantes, de las que no han podido liberarse) para comprender hasta dónde ha llegado el establecimiento de ventajas y privilegios. Cuyos defensores parecen olvidar que quienes los pagan son el resto de los ciudadanos, y no una ignota máquina estatal de fabricar dinero. Un reciente manifiesto de académicos y profesionales en contra de los recortes que se avecinan en las pensiones de jubilación, considera que las medidas que se están adoptando para asegurar la viabilidad futura del sistema no son más que un burdo intento de privatizar (vía fondos de pensiones) parte del mismo, cuando lo que debería hacerse, caso de insuficiencia de las cotizaciones, es garantizar la financiación a cargo del Estado.
O sea, vía impuestos, volviendo a meter la mano en el bolsillo de los ciudadanos y elevando aún más (¿hasta dónde?) una castrante presión fiscal que constituye ya una losa que impide o dificulta el despegue económico. Y, por supuesto, alejando cualquier tentación de responsabilizar a los ciudadanos de construir o asegurar su propio bienestar.
En defensa de lo privado. Sin complejos. Y con la convicción de que un sistema más eficiente y menos costoso es, también, éticamente superior.

Publicado en crisis | Deja un comentario

Islandia ¿un ejemplo de salida de la crisis sin recetas neoliberales?

20130810-174709.jpg

Circula por los ámbitos progresistas de Europa, y especialmente por los españoles, la existencia de un modelo probado de salida de la crisis sin sacrificios para el ciudadano. Este paradigma de gestión pública de la crisis es totalmente opuesto al modelo «neocon» de sacrificios salvajes impuestos por la «bruja de siete cuernos» o troika. Ese increíble modelo de gestión de la crisis sin sacrificios para el ciudadano es el modelo islandés.

Ejemplos de titulares sobre Islandia en la prensa de izquierdas:

Islandia, o cómo dejar caer a los bancos

El FMI alaba la recuperación de Islandia, el país que dejó caer a sus bancos

Los conservadores que provocaron la crisis de Islandia vuelven al poder

Pero también la prensa conservadora ha sucumbido al mito islandés:

La solución islandesa para salir de la crisis: ni un céntimo a los bancos

En este post vamos a seguir una linea temporal para analizar qué pasó en Islandia, qué recetas aplicaron y qué consecuencias tuvieron, trantado tratando de desenmascarar la falacia que nos cuentan desde la progresia intelectual y económica. Pero antes empecemos por definir falacia, que procede del verbo latino fallere (engañar) y se refiere a un fraude o mentira en el razonamiento, con el cual se intenta dañar a alguien.

Los verdaderos pensadores – y no creo exagerar al decir que Aristóteles ha sido el más eximio de todos ellos – detestan las falacias. (Cita tomada del blog de Max Pradera)

¿Por qué se produce la crisis en Islandia?

En el año 2001 el gobierno islandés liberalizó la banco permitiendo que se financiaran en el extranjero. Al ser un país pequeño (poco más de 300.000 habitantes) la expansión de la economía se debía financiar con recursos externos. Los bancos empezaron a pedir prestamos en el mercado interbancario internacional. Cuando este mercado empezó a no financiar más a los bancos islandeses, por el alto riesgo de impagos, los bancos empezaron a captar recursos (dinero) ofreciendo a extranjeros (principalmente ingleses y holandeses) depósitos remunerados con altos tipos de interés. El endeudamiento bancario alcanzó la astronómica cifra de 6 veces el Producto Interior Bruto (PIB), así la deuda externa de los 3 principales bancos alcanzó la cifra de 50 millardos de €, es decir, 160.000€ por habitante, mientras el PIB era de 8,5 millardos de €.

Al mismo tiempo, los islandeses no eran ajeno a la inundación de dinero extranjero que fluía por su sistema financiero y participaban de la burbuja económica endeudandose hasta las oreja (por un volumen equivalente al 213% de la renta disponible) comprando casas, coches, viajes, etc (esto nos suena bastante en España)

Thora Kristin Thorsdottir, profesora de Sociología en la Universidad de Islandia, nos cuenta el cambio de mentalidad del islandés tras la crisis. Lo que han cambiado “son las expectativas que la gente tenía antes”. Esto es, tres coches mejor que dos, una casa de 100 metros cuadrados y, si puede ser, la boda de 200 invitados. Tomado de El País

La conjunción de burbuja económica y sobrevaloración de la corona islandesa (moneda local), que había sido clasificada por The Economist a comienzos de 2007 como la divisa más sobrevaluada del mundo (basándose en el Índice Big Mac), condujo a la inflación.116 Esta inflación fue exacerbada por la práctica del Banco Central de Islandia de emitir préstamos de liquidez a los bancos en base a bonos de nueva emisión y sin cobertura, lo que en la práctica venía a significar imprimir dinero.

En respuesta al alza de los precios (14% en los doce meses desde septiembre de 2008,11 comparado con un objetivo del 2.5%) el Banco Central de Islandia mantuvo los tipos de interés elevados, al 15.5%.12 Unos tipos de interés tan altos, comparados con el 5.5% en el Reino Unido o el 4% en la eurozona por ejemplo, estimularon a los inversores internacionales a realizar depósitos en coronas islandesas, lo que condujo a inflación monetaria: la oferta monetaria (M3) islandesa creció en un 56.5% en los doce meses desde septiembre de 2008, comparado con un 5.0% de crecimiento del PIB.118 La situación era, en la práctica, de burbuja económica, sobreestimando los inversores el valor real de la corona islandesa. [Párrafo tomado de Wikipedia]

Metidos de lleno en esta espiral que se autoalimentaba, llego el momento del pinchazo; porque no hay que olvidar que todo ciclo económico (expansivo o depresivo) tiene un principio y un fin. Así en 2008, con la caída de Lehman Brothers cundió el pánico internacional y la desconfianza en las inversiones provocando la retirada masiva de fondos y el cierre de la financiación a los bancos islandeses; estos trataron de que el Banco Central de Islandia inyectara dinero para hacer frente a los vencimientos de pagos a corto plazo, pero este no podía – recordemos que sólo tenia en reservas de liquidez el 21% del PIB, mientras que los bancos acumulaban una deuda de 6 veces el PIB- lo que provocó el colapso de la bolsa y el sistema bancario.

La realidad islandesa

La realidad islandesa es muy distinta a la que nos pintan los medios de comunicación, los intelectuales y los economistas de izquierda. La situación es la siguiente:

-Empobrecimiento del país por reducción del Producto Interior Bruto y por una devaluación de la corona islandesa que ha alcanzado el 82%, desde su máxima apreciación frente al dollar, facilitando así las exportaciones.

Evolución del Producto Interior Bruto

20130810-175425.jpg

Relación corona islandesa-dollar

20130810-175733.jpg

-Las familias están altamente endeudas (la deuda de los hogares es superior al 100% del PIB). Prácticamente todos los islandeses arrastran un préstamo. El 90% de las hipotecas están indexadas a la inflación y esta ronda el 4%, pero llego al 14% en plena crisis.

-El capital de los tres nuevos bancos, creados de las cenizas de los tres quebrados en 2008, fue suministrado por el gobierno islandés. El dinero público inyectado a los bancos equivale al 30% del PIB de Islandia (¡menos mal que los islandeses no habían puesto dinero publico en los bancos! Solo para comparar, en España hemos puesto el 5,2% del PIB).

-Petición de rescate al FMI por un importe de 1,4 millardos de € de los contribuyentes internacionales. Gran paradoja, los islandeses se negaron en referéndum a devolver el dinero a los depositantes no residentes en Islandia, pero les piden que les presten dinero.

-Duro plan de ajuste como consecuencia del acuerdo Stand-By firmado con el FMI en noviembre de 2008. Este acuerdo incluye tres pilares. El primer pilar es un programa de consolidación fiscal a medio plazo, que supone dolorosas medidas de austeridad y aumentos de impuestos significativos. El resultado ha sido que la deuda del gobierno central quedó estabilizada en torno al 80–90% del PIB. El segundo pilar es la recuperación de un sistema bancario doméstico viable, si bien dramáticamente reducido, construido sobre las ruinas del pantagruélico sistema bancario internacional que el gobierno fue incapaz de rescatar. Un tercer pilar es el establecimiento de controles de capital y el trabajo para su gradual relajamiento hasta restaurar los vínculos normales con el mundo financiero internacional.

-Masiva emigración de población al extranjero, la mayor de su historia.

20130810-174955.jpg

-Aumento de los impuestos a las rentas del trabajo (el sistema tiene tres tramos, siendo el tipo impositivo inicial del 37,7% para todo ingreso inferior a 200 mil coronas (1.200 € al cambio actual)

- Disminución del impuesto de sociedades al 15%, siendo uno de los tipos impositivos para empresas más bajo del mundo.

Primer epílogo

Los malvados islandeses, intoxicado por la prensa neocon, han echado a los partidos de izquierdas del gobierno, después de haberles sacado de la crisis sin coste para el bolsillo del islandes, para darles el poder de nuevo a la derecha que arruinó el pais. (http://www.publico.es/internacional/454462/los-conservadores-que-provocaron-la-crisis-de-islandia-vuelven-al-poder). Como esto es inaceptable, desde la izquierda se busca una explicación, y «voila», el economista de cabecera de la izquierda, D. Vicent Navarro y los ideologos del diario Público nos aporta la explicación aqui y aqui: los partidos de izquierdas pierden las elecciones por aplicar recetas neocon dictadas por la perversa troika (FMI, UE y Banco Mundial) ( http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2013/05/28/que-paso-en-islandia/) (http://blogs.publico.es/dominiopublico/6932/el-laboratorio-islandes/)

Segundo epilogo

Las consecuencias de las crisis, como siempre ha sido y será, las han pagado los ciudadanos

Gráficos | Informe del FMI sobre el seguimiento del acuerdo Stand-By
Para saber más | La crisis islandesa en Wikipedia; El lado oscuro del milagro islandés en el blog El sentido de la vida; El nada ejemplar rescate islandés por Juan Ramón Rallo

Publicado en crisis | Etiquetado , , | 3 comentarios

¿Estamos agotando los recursos naturales?

20130409-230709.jpg

Unos de los mitos recurrentes desde el comienzo de la Revolución Industrial es el miedo a que los recursos naturales se agoten por la sobreexplotación. En la actualidad el miedo al agotamiento de los recursos esta muy extendido entre la población; pero no deja de ser una gran mito. De hecho no estamos agotando nuestros recursos, lo que estamos haciendo es usando los recursos más eficientemente o buscando sustitutos para los recursos que comienzan a escasear.

Para ilustrarlo vamos a repasar varios ejemplos que han sucedido.

El cobre

A principios de los 60 del siglo XX, el teléfono se extendía rápidamente por los Estados Unidos como medio de comunicación. Para soportar la creciente demanda se tendían miles y miles de kilómetros de cable de cobre. Al aumentar la demanda el precio del cobre comenzó a subir. Sin embargo, hoy sabemos que el cobre no solo no se agotó sino que el teléfono se expandió por el mundo entero.

¿Cómo fue posible? Primeramente, al subir el precio del cobre por la incesante y creciente demanda, los yacimientos de cobre que no se explotaban por ser caros de mantener, comenzaron a ser rentables. En segundo lugar, se buscó una alternativa más eficiente y rentable, la fibra de vidrio. La fibra de vidrio se produce a partir de arena, recurso cuasi-ilimitado, y, además, tiene mayor capacidad de transmitir datos y voz que el cobre.

El petróleo

Desde que el primer barril de petróleo fue refinado a principios del siglo XIX, el hombre se ha preocupado por el posible agotamiento de este recurso. Este miedo se ha ido incrementando con la expansión de los usos del petróleo, especialmente, con la popularización del automóvil como medios de transporte. Así como el crecimiento exponencial del uso de plásticos, que son productos derivados del petróleo.

Curiosamente, la realidad nos ha ido desmentido el mito; así las reservas de crudo han crecido casi en paralelo al aumento del consumo. Hagamos un repaso histórico de las cifras de las reservas y consumo de petróleo. Empezamos en 1882, cuando el consumo de crudo alcanzaba lo 25 millones de barriles anuales y las reservas se estimaban en 95 millones de barriles, es decir, solo había reservas para 4 años. En 1919 todavía seguía habiendo petróleo, ese año Scientific American publicaba que solo quedaban reservas para los próximos 20 años. Más de 30 años después, en 1950, seguíamos teniendo petróleo y el American Petroleum Institute estimaba unas reservas de 100.000 millones de barriles ¡Más de 10 veces las reservas de 1882! En 1956, algunos auguraban el pico máximo de extracción de crudo para los años 70. Sin embargo, en 1993 las reservas de crudo alcanzaban los casi 1 billón de barriles; y en 2008, las estimaciones eran de 1,2 billones de barriles de petróleo.

El aumento de las reservas de petróleo a lo largo de la historia se debe a varios factores:

1-El precio del barril de petróleo. Con el aumento de la demanda, aumenta el precio del petróleo. Al aumentar el precio del barril de petróleo, yacimientos que no eran rentables porque los costes de extracción eran muy elevado, comienzan a ser rentable y pasan a ser contabilizados como reservas. Un claro ejemplo de esta relación son las arenas bituminosas, yacimientos donde el petróleo se encuentra mezclado con arena, haciendo muy costosa su extracción, solo siendo rentable cuando el barril de crudo se paga a más de 100 $, como pasa ahora mismo.

2-Mejoras en las técnicas de extracción: el avance tecnológico ha permitido explotar yacimientos a grandes profundidades o en el mar, descubriendo reservas que antes no se conocían.

3-Aumento en la eficiencia del uso: una gran parte del consumo de petróleo se dedica a alimentar el parque automovilístico mundial. Así que cualquier disminución de la cantidad de gasolina necesaria para mover un vehículo tiene un gran impacto en el consumo futuro. Los vehículos de los años 60 consumían una media de más de 10 litros cada 100km, hoy en día ese consumo se ha reducido hasta menos de 6 litros.

Estos dos ejemplos nos demuestran que al incrementarse el precio de un recurso por una demanda elevada se activa una señal en el mercado que induce a los productores a buscar una alternativa, bien explotando yacimientos que hasta ahora no eran rentables bien usando un recurso nuevo que sustituya al anterior, o a ser más eficientes en el uso del recurso.

Como hemos visto, no debemos tener ningún miedo al hecho de que se pueda agotar un recurso natural y, por tanto, no debemos restringir su uso, sino potenciar la competencia y el libre mercado, para que el mecanismo de fijación de precios en base a la demanda incentive a los productores en la búsqueda de alternativas y/o incrementar la eficiencia en el uso del bien.

Nota: Gran parte de esta entrada es una traducción del video “Are We Running Out of Resources?”

Imagen | http://www.brainpickings.org/index.php/2013/02/18/our-friend-the-atom-disney/

Para saber más | learnliberty.org.

Publicado en Conceptos basicos | Etiquetado , | 6 comentarios

¿Puede la destrucción generar riqueza?

20130108-000642.jpg

Hay una creencia muy extendida por la cual pensamos que la destrucción crea riqueza, pero como veremos, la única forma de crear riqueza es la producción e intercambio de bienes.

La falacia del escaparate roto

Los desastres naturales, los ataques terroristas y las guerras tienen algo en común: son hechos que implican destrucción. Siempre que sucede un hecho de estas características hay alguien que comenta que hay un lado positivo: es bueno para la economía porque se crearan trabajos. Cuando sucede un hecho violento (guerra, ataque terrorista o catástrofe) hay que invertir dinero en reemplazar los bienes destruidos. En esta situación se puede explicar con la falacia del escaparate roto.

Frederic Bastiat enunció esta falacia en un ensayo publicado a principios del siglo XIX, titulado “Lo que se ve y lo que no se ve“. La conclusión principal es que la destrucción no crea prosperidad. Obviamente la destrucción destruye la riqueza.

Imaginemos a un comerciante que tiene una tienda con un bonito escaparate. Se acercan unos niños y lanzan una piedra al escaparate y destrozan el cristal. ¿Cómo se siente el comerciante? Pues como es de esperar, enfadado. Ahora tiene que comprar un nuevo cristal para reemplazar el roto.

20130108-000800.jpg

Ante esta situación, alguien podría decirle al tendero que sonriese ya que con la compra de la nueva ventana iba a crear puestos de trabajo. ¿Cómo? El dinero que iba a recibir el cristalero, este lo podrá gastar en un restaurante, en ropa nueva, etc. El dinero que gastará el cristalero creara puestos de trabajo en otros negocios. Y es que la circulación del dinero genera riqueza, y todo gracias a los niños que rompieron el escaparate.

Pero pensemos detenidamente que pasaría si este teoría fuera cierta. Si la destrucción crease riqueza por qué deberíamos impedir que la gente destruya cosas (p.e. el mobiliario urbano, los escaparates, etc). Deberíamos tener cuadrillas de chavales que circulasen por la calle destruyendo todo, ya que así estaríamos generando puestos de trabajo al tener reemplazar todo lo destruido.

Pero pensando de esta manera nos estaríamos fijando nuestra atención en lo que se ve, pero no estaríamos teniendo en cuenta aquello que no vemos. Lo que no vemos en esta historia es lo que hubiese pasado si el tendero no hubiese tenido que gasta su dinero en reemplazar el escaparate roto. El comerciante podría haber gastado ese dinero en cosas que necesitase, p.e. un traje, comida, etc, generando así riqueza en aquellos lugares donde se gastase su dinero; también podría haberlo ahorrado prestándoselo a alguien para crear un nuevo negocio; es decir, el dinero habría circulado generando puestos de trabajo y, lo más importante, el escaparate seguiría intacto. Por tanto, en conjunto la sociedad sería más rica sin la necesidad de destruir el escaparate.

La conclusión obvia es que cuando destruimos recursos, lo que estamos haciendo es destruir, destruir cosas. La destrucción no genera riqueza. Es importante recordar que la producción es la que genera prosperidad y no la destrucción.

Nota: gran parte de este artículo es una traducción del video titulado “The broken window falacy” de LearnLiberty.org

Imagen | www.liberalismonoespecado.com

Para saber más | learnliberty.com

Publicado en Conceptos basicos, Principios economicos | Etiquetado , | Deja un comentario

Un modelo de Estado que sólo genera paro

Tras la irrupción del keynesianismo (y sobre todo tras la publicación de “La Teoría General del Empleo, del Interés y el Dinero” de Keynes) cuando el Estado, a lo largo y ancho del mundo libre, empezó a intervenir de manera decidida en el mercado laboral (y, dicho sea de paso, en todos los mercados).

Podemos establecer que uno de los criterios básicos que tomó la configuración estatal tras Keynes fue que el Estado tenía que fomentar la economía en aras de lograr el pleno empleo.  

El Estado, por lo tanto, llevará a cabo dos tareas de intervención en política de empleo:

 

1. Intervención directa en la economía a través de Inversión Pública: Por esta vía el Estado comenzó a abrir Organismos, Instituciones Públicas y Entidades Empresariales Públicas que daban puestos de trabajo a aquellas personas que se habían quedado sin trabajo y que utilizaban aquellos recursos (de capital o de tierra) que habían dejado de otorgar unas rentabilidades superiores a los costes a las empresas. El efecto de esta medida es nefasto por doble partida. Primero porque genera un déficit al empeñarse el Estado en mantener un sector que ha perdido beneficios ahuyentando a la empresa privada. El gasto que se produce en ese sector es superior al retorno que le va a reportar, luego la inversión será ruinosa y sólo podrá mantenerse acudiendo a fuentes de financiación: impuestos y emisión de deuda. Por otro lado, al explotar un mercado que estaba condenado al fracaso impide el Estado la evolución natural competitiva de los recursos de ese mercado para que especialicen en otra materia y se vuelvan más competitivos. El agricultor que ya no le compensó seguir cultivando, en vez de aprender a manejar las máquinas de la industria, siendo más productivo, más competitivo y con mayor calidad de vida; continúa con el azadón en el campo.

Si bien puede parecer que este tipo de políticas ya no se realizan en la actualidad, estamos rodeados de ellas: televisiones públicas, bancos públicos, inmobiliarias públicas… Empresas que debían haber quebrado tras la crisis de 2007 y que sólo se han mantenido a flote por el Estado. Ahora, que los Estados están quebrados y tienen que deshacerse de aquel personal a lo largo de todo el mundo, condenarán a estos trabajadores a una especialización 5 años después de cuando debieron realmente especializarse en otro sector.

Como decíamos, para mantener esta incongruencia económica de destinar recursos allí donde no cubren los costes con sus rendimientos, el Estado debía recaudar vía impuestos y debía emitir deuda. Con la emisión de deuda, al constituirse como un poderoso agente económico y con el aura de imposibilidad de quiebra aparente, arrebata fuentes de financiación a las empresas que realmente son más rentables. Al no obtener financiación con tanta facilidad estas empresas, algunas se verán obligadas a cerrar (aun siendo más rentables que las estatales) dejando de utilizar recursos más productivos y competitivos (aumentando el paro con personal capacitado y eficiente). Además, no conforme con poner trabas en el acceso a la financiación, el Estado castiga a estas mismas empresas aumentando los costes de las mismas vía impuestos. Aquellas cuyos retornos cubrían por poco sus costes del capital se verán también obligadas a cerrar, produciendo más paro.

 

2. Intervención directa en el mercado laboral a través del Derecho del Trabajo: el derecho del trabajo es un derecho tuitivo, es decir, es proteccionista con el trabajador. La idea que subyace a este concepto es que al igual que las economías de escala son capaces de reducir los costes de sus materias primas el empresario capitalista, haciendo uso de las mismas, tratará de reducir sus costes laborales dando menor salario a sus empleados. Este argumento que sustenta la Ley de Salario Mínimo es falaz y fácilmente contra-argumentable.

Si bien es cierto que la empresa tratará de, mediante el uso de economías de escala, reducir sus costes productivos, no podrá reducir los costes de los mismos cuando dichos recursos que utiliza son escasos. Si un trabajador está especializado en un sector no podrá una empresa—por muy grande que sea y mucho que produzca—demandarle con un salario pequeño. El propio trabajador rechazaría dicho salario escaso y buscaría otra empresa que en un sistema de competencia le abonaría un salario mayor ya que su valía y los retornos que le producirá a la empresa son mayores. Por lo tanto, las personas para no tener salarios reducidos buscarán especializarse y competir, y las empresas competirán (ofreciendo mayores retribuciones) por contratar a los mejores.

Una vez demostrado el poco rigor de la base ideológica de la Ley del Salario Mínimo pasamos a demostrar como la misma genera paro. La Ley del Salario Mínimo supone una barrera de entrada al mercado laboral tanto para la Oferta (los individuos) como la Demanda (las empresas). El libre mercado, y más uno con miles de millones de personas de volumen como es el mercado laboral mundial, fija la cantidad y precio exacta para cada intercambio. En épocas contractivas de la economía, cuando las empresas empiezan a ajustar sus costes y diversificarlos a sectores más productivos tal y como hemos explicado supra, los salarios se verán reducidos porque la demanda se verá reducida ya que habrá menos empresas interesadas en contratar. Las que queden, capaces de contratar pese a la mala coyuntura, lo querrán hacer a un precio que tal vez les está prohibido. Incluso las personas que quieran atender esa demanda a bajo salario no podrán hacerlo. Luego se generará mucho más paro.

A la Ley del Salario Mínimo habría que añadirle otros fundamentos tuitivos del derecho del trabajo, como las altas e incomprensibles indemnizaciones por despido. Si la base de la economía es que si un negocio no resulta rentable tendrás que o bien incrementar su rentabilidad o bien reducir su coste, cuando no le dejas a una empresa reducir el coste laboral porque no tiene recursos para satisfacer la indemnización del trabajador fuerzas a la empresa a continuar su labor deficitaria. Una agónica muerte que termina con la empresa quebrada y todos los trabajadores en el paro, cuando igual sólo despidiendo a uno de ellos se habría solucionado el problema de la empresa y el resto seguirían trabajando. Además, esta persona despedida se habría especializado y habría obtenido mayor rendimiento en otro sector.

En conclusión, la doble intervención en el mercado laboral del Estado (tanto como ente público empresarial como regulatorio y acaparador del sector privado) genera en el largo plazo más paro, menor especialización, menor fuente de recursos para la empresa, menor competitividad, más deuda, más destrucción de tejido empresarial y menor crecimiento económico.

Ahora imaginen que el Estado no tuviera estas potestades, ¿seguiríamos en crisis tras cinco años?

Publicado en Politica economica | 1 comentario

¿Explota el capitalismo a los trabajadores?

Nota: La mayor parte de esta entrada esta tomada del video del Profesor Matt Zwolinski titulado “Does Capitalism exploit workers? ” y publicado en learnliberty.org.

Hoy vamos a tratar una de esas verdades que están grabadas en el imaginario colectivo: el capitalismo explota a los trabajadores.

Para Karl Marx, el capitalismo sistemáticamente  promueve la explotación de los trabajadores al basarse en la teoría del valor del trabajo. La teoría del valor del trabajo bebe del pensamiento de Michel Montaigne, que en el siglo XVI formuló el siguiente dogma para las transacciones económicas: “no se saca provecho para uno sin perjuicio para otro”. También se le conoce como el principio de suma cero.

En lugar de definir la explotación como la obtención por la fuerza del valor añadido aportado por el trabajo. Hoy la explotación se define como aprovecharse deslealmente de la vulnerabilidad de otros. Así muchos filósofos actuales piensan que en el capitalismo se explota a los trabajadores al aprovecharse de la vulnerabilidad de estos para sacar el máximo beneficio.

 

Primer punto “la oferta y la demanda”

Si que es cierto que los empresarios desean pagar a los trabajadores el mínimo salario posible para maximizar sus beneficios. Por su parte, los trabajadores desean obtener el máximo salario por su trabajo. Pero en el mercado existen otros empresarios dispuestos a explotar a los trabajadores. La presión de la competencia entre empresarios forzará a estos a pagar un salario cercano al valor de lo producido, independientemente de que no deseen hacerlo. Por tanto, en condiciones de libre mercado, el valor del salario se establecerá según la ley de la oferta y la demanda.

Para explicarlo usaré el ejemplo de una subasta. Imaginemos que se subasta un billete de un dólar. El precio de salida es 60 centavos de dólar. Como hay competencia, rápidamente alguien ofrecerá 61 centavos para quedarselo, otro asistente ofrece 62, posteriormente 63 y, así, hasta un valor próximo al valor del billete.

La presión de la competencia entre empresarios forzará a estos a pagar un salario cercano al valor de lo producido, independientemente de lo que no deseen hacerlo.

Segundo punto “los intercambios son acuerdos entre iguales”

Los intercambios (el comercio) en el libre mercado son voluntarios. Esto significa que, aunque sucedan transacciones injustas, las instituciones del libre mercado se aseguran de que esta es mutuamente beneficiosa.

Vamos a verlo con una transacción que mucha gente considera injusta, pagar sus prestamos/hipotecas. Un trabajador necesita un crédito para comprar un coche. Cuando va a la entidad de crédito esta le pide un interés usurero del 400%. Obviamente, esta es una situación en la que la entidad de crédito se quiere aprovechar deslealmente del trabajador. Pero no tenemos que olvidar que en cualquier acuerdo o intercambio ambas partes puede decir la palabra mágica: No, si consideran que pueden hacer el mismo trato en condiciones más ventajosas en otro lugar.

Como los intercambios son voluntarios, las partes solo pactaran si estiman que obtienen en el acuerdo más de lo que pierden. Los intercambios son mutuamente beneficiosos. Y este es un principio económico muy importante, es la base del comercio, de la riqueza de los individuos y del progreso económico.

Los mercado no son perfectos pero, ¿cuál es la alternativa? 

La intervención del Estado

La alternativa es crear una tercera parte que medie entre trabajadores y empresarios, el Estado.  Burócratas, lobbies y políticos electos están tentados a explotar a los ciudadanos en beneficio propio, para mantener un sistema que les beneficia. Las transacciones entre los individuos y el Estado no son voluntarias, por tanto, no son mutuamente beneficiosas.

El poder económico financia las campañas de los políticos esperando favores cuando estos lleguen al poder. Los políticos pueden legislar a favor de los poderes económicos en contra del interés de los ciudadanos para asegurarse el dinero necesario para su reelección. Por tanto, cuando un político esta involucrado, una parte normalmente gana a costa de otra parte.

 

El comunismo

En el comunismo, el gobierno del Pueblo, a través de un Estado omnipresente, establece cuánto cuestan las cosas de forma arbitraria para evitar la especulación y la explotación. Así, los trabajadores son justamente pagados, todos por igual, no hay diferencias por sexo, capacitación o productividad. Los productos cuestan el precio justo que establece el Estado independientemente del grado de demanda que tenga, evitandose la especulación y el desabastecimiento. Pero, ¿cómo funciona realmente este sistema?

Caso práctico: comunismo vs libre mercado

Para responder a esta pregunta vamos a usar un ejemplo real: la evolución económica de las dos Alemanias desde 1945 hasta la caída del Muro de Berlín. En los acuerdos de Postdam, EE.UU y la URSS se repartieron Europa bajo la atenta mirada del Reino Unido. Así, Alemania fue partida en dos parte: la occidental, que pasó a llamarse República Federal Alemana (RFA), y la oriental, que pasó a llamarse República Democrática Alemana (RDA). [Nota: el apellido democrático tan usado por los regímenes dictatoriales comunistas en este caso parece un chiste de humor negro tras ver la película "La vida de los otros]

Ambas Alemanias tienen el mismo punto de partida, un país económicamente destrozado por una guerra, la fuerza laboral masculina menguada por las bajas durante la guerra, un futuro incierto por las sanciones económicas impuestas como compensaciones de la Primera Guerra Mundial(Alemania, sólo la RFA ha pagado, terminó de pagar las indemnizaciones de guerra en octubre de 2010). Lo que diferenciará a ambos países es el modelo económico en el que se desenvolverán en los siguientes 40 años.

  1. La RFA se desarrollará en un modelo económico capitalista de libre mercado.
  2. La RDA se desarrollara en un modelo de planificación estatalista de corte comunista.

En la pugna política entre ambos bloques durante la Guerra Fría, la URSS quiso usar a la RDA como ejemplo de las bondades del comunismo frente al capitalismo, para ello invirtió ingentes cantidades de recursos para construir un gran Alemania comunista. Por su parte, los EE.UU. aprobaron el plan Marshal para la recuperación económica de una Europa devastada por la guerra. Uno de los países que más se beneficio fue la RFA. Por tanto, ambos países fueron ayudados por las potencias de ambos bloques en una pugna política, económica y militar.

Pasados 44 años del fin de la Segunda Guerra Mundial y de la separación de Alemania en dos países se produjo la caída del Muro de Berlin y con ello la reunificación de ambos países. Pero, ¿Cuál era la realidad económica de las dos Alemanias?

Mientras la RFA había alcanzado altos niveles de renta y productividad, había creado empresas multinacionales que vendían sus productos a todo el Mundo como Audi, BMW, Bosch, etc. La RDA sólo había logrado el 42.9% del Producto Interior Bruto (PIB) de la RFA. Es decir, los alemanes orientales eran casi un 60% más pobres que sus compatriotas occidentales. Tan desastrosa era la situación económica de la RDA que tras 20 años y más de 20 billones de euros invertidos el PIB de la Alemania Oriental sólo ha alcanzado el 70% del PIB de la Alemania Occidental (ver tabla Indicadores económicos del proceso de convergencia en Alemania Oriental[2])

“Es importante tener en cuenta que los antecedentes históricos. A finales del otoño de 1989, la RDA no solo estaba arruinada políticamente, sobretodo la ruina era económica. Las protestas masivas de 1989 no solo eran un reflejo del enfado popular con los limitados derechos personales y políticos de libertad. Eran sobretodo el reflejo de la insatisfacción general con la escasez de bienes y servicios y la sobreexplotación de la naturaleza. La situación real era tan dramática que no la conocía el pueblo.   La autoridades de planificación habían reconocido en un informe confidencial de finales de octubre de 1989 que la RDA estaba cercana a declararse insolvente (Schürer et al. 1989).” Extracto del articulo “East Germany Today: Successes and Failures” de Joachim Ragnitz

 

Conclusión: el comunismo real conduce a una alteración artificial de las condiciones del mercado generando un sistema económico irreal que acaba por fracasar.

 

Referencias:

1. Zwolinski, Matt. ”Does Capitalism Exploit Workers?” Learnliberty.org. July 19, 2012

2. Ragnitz, Joachim. “East Germany Today: Successes and Failures“. CESifo DICE Report, Ifo Institute for Economic Research at the University of Munich, 2009, vol. 7(4), pages 51-58, 01.

Imagenes:

Las imagenes de este post estan extraidas del video de Zwolinski, Matt. ”Does Capitalism Exploit Workers?” Learnliberty.org. July 19, 2012

Publicado en Conceptos basicos, Principios economicos | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

¿Por qué existen los bancos?

[Esta entrada será publicada en Qué Aprendemos Hoy]

Y no, querido lector, no vamos a hablar de esos elementos de mobiliario urbano repartidos por los parque y jardines de nuestras ciudades; artilugios en lo que nos sentamos a dar de comer a las palomas, a charlar, etc. En mi primer artículo para Qué Aprendemos Hoy intentaré responder a una pregunta que muchos nos hemos formulado desde que estalló la crisis económica actual: ¿por qué hay rescatar bancos?

 

Brevísima historia de la crisis

Hace ya 5 años, en medio del hastío veraniego del mes de agosto, entre bronceadores, repelentes de mosquito, tintos de veranos y chapuzones, nos despertamos de la siesta con la noticia de que la bolsa se hundía por algo llamado hipotecas “subprime” americanas. Un año después quebraría el banco de inversiones Lehman Brothers y, como si de un castillo de naipes se tratará, posteriormente decenas de bancos de países del primer mundo (EE.UU., Reino Unido, etc) tuvieron que ser intervenidos por los gobiernos, recibiendo grandes sumas de dinero del contribuyente. Y desde entonces los contribuyentes nos preguntamos, ¿por qué hay rescatar bancos con el dinero del contribuyente?

Para poder responder a esta pregunta tenemos que saber cómo funciona un banco y qué hace en la sociedad. Hay dos formas de afrontar la respuesta, la académica y la sencilla; para este artículo optaré por la segunda opción. Esta aproximación  me obliga a reducir los conceptos y las explicaciones, por lo que pido disculpas a aquellos que esperaban una respuesta más académica (en .

Una de las principales funciones de los banco es participar en la creación del dinero bancario por medio del multiplicador del dinero. Todos pensamos que el dinero son los billetes y monedas que imprime el banco central del país en cuestión, en nuestro caso el Banco Central Europeo.  A la suma de billetes y monedas puestas en circulación por el banco central se la denomina capital circulante o M0 (Masas monetaria 0).

 

¿Qué es el multiplicador del dinero?

Los clientes de los bancos depositan su dinero en estos ya sea en forma de cuentas corrientes o de depósitos a plazo fijo. El banco puede usar este dinero para tres fines de cara a obtener rentabilidad:

  • Conceder créditos a empresas o familias
  • Comprar valores bursátiles (p.e. acciones)
  • Comprar bonos a los estados

Si opta por conceder créditos dará comienzo una multiplicación del dinero digna de un mago, para poderlo entender te propongo un ejemplo.

 

Los Pérez depositan 10.000€ en un deposito a plazo fijo en un banco. El banco retiene el coeficiente de caja (en el ejemplo, un 10%) y el resto (9.000€)lo utiliza para conceder un crédito la empresa ANA, S.A. para que compre maquinaria. El vendedor de la maquinaria decide ingresar los 9.000€ en su banco. Este retiene el coeficiente de caja (900€) y el resto (8.100€) lo usa para conceder un préstamo a los García. Así, a partir de los 10.000€ de los Pérez, se han creado 17.100€ adicionales: los 9.000€ prestados a ANA, S.A. y los 8.100€ prestados a los García.

Como hemos visto, por este proceso se pone en “movimiento el dinero” dentro de la economía real, contribuyendo a generar riqueza. Para que este proceso suceda es fundamental que todos los implicado (familias, empresas, bancos, etc) confíen los unos en los otros. Si se pierde la confianza en los bancos puede aparecer el miedo provocando que la gente vaya a aquellos a retirar sus depósitos, como el banco no tiende todo el dinero depositado en efectivo, cundiría el pánico. En ese momento los bancos afectados quebrarían perdiendo su dinero los accionistas y los depositantes, en el caso de España estos últimos tienen garantizados hasta 100.000€ gracias al Fondo de Garantía de Depósitos. 

Conclusión

Una de las funciones más importantes de los bancos es participar en la creación de la riqueza en la economía real por medio del multiplicador del dinero.

 

Más información| ¿Por qué existen los bancos? por Victor E. Barrios.

Publicado en Conceptos basicos | Etiquetado , , | 3 comentarios

En el comercio ambas partes ganan. Parte 3: Conservación

En las entradas previas, hemos aprendido que el comercio crea riqueza. Que nos permite crear más productos con una determinada cantidad de recursos. En esta nueva entrada veremos que el comercio también nos permite conservar la riqueza y los recursos. Si queremos producir una cierta cantidad de un producto, podemos producirlo con una menor cantidad de recursos si tenemos la posibilidad de comerciar.

Nota: video y transcripción tomada del articulo “Trade Is Made of Win, Part 3: Conservation” de “>LearnLiberty.org

Volvamos a nuestros amigos Fritz y Lou. Fritz y Lou pueden plantar trigo o maíz. Cada uno de ellos necesitan una cantidad determinada de trigo y de maíz para alimentar a sus familias. Fritz produce 1.000 celemines de trigo por acre o 500 celemines de maíz por acre. Lou puede producir 500 celemines de trigo o 1.000 celemines de maíz por acre.

Fritz y Lou pueden producir trigo y maíz en dos condiciones determinadas.

Pueden producir en autarquía, que significa que no comerciaran y que todo lo que produzcan será para autoconsumo. En autarquía, Fritz necesitará un acre para producir 1.000 celemines de trigo y dos acres para producir 1.000 celemines de maíz. Lou necesitará dos acres para producir 1.000 celemines de trigo y un acre para producir 1.000 celemines de maíz. En total, van a usar seis acres de tierra para producir el maíz y el trigo necesario para alimentar a sus familias.

En el segundo escenario, pueden comerciar. Veamos que pasa si Fritz se especializa en producir trigo y Lou se especializa en producir maíz. Con estas condiciones, Fritz produce 2.000 celemines de trigo en dos acres, mientras que Lou produce 2.000 celemines de maíz en dos acres. Ahora supongamos que comercian entre ellos. Fritz intercambia 1.000 celemines de trigo por 1.000 celemines de maíz. Ahora, cada uno de ellos tienen los 1.000 celemines de trigo y los 1.000 celemines de maíz necesarios para alimentar a sus familias y sin embargo, solo han usado cuatro acres para producirlos, en lugar de los seis acres.

Por tanto, comerciando han ahorrado recursos y han mantenido su riqueza.

Nota 2: la unidades utilizadas en este ejemplo son las correspondientes a la traducción directa al español, las hemos mantenido para conservar la fidelidad de la traducción. Son unidades previas al Sistema Métrico Decimal y fueron muy usadas en ciertas zonas de España como medidas en la agricultura. Pincha en los enlaces si quieres saber más sobre el celemín y el acre.

Publicado en Principios economicos | Etiquetado , , | Deja un comentario

En el comercio ambas partes ganan. Parte 2: Cooperación

En esta nueva entrada seguiremos profundizando en por qué el comercio es un juego de suma positiva, y no de suma cero como argumenta el comunismo y el socialismo y, en general, todas las ideologías anticapitalistas.

Nota: video y transcripción tomada del articulo “Trade Is Made of Win, Part 2: Cooperation” de LearnLiberty.org

¿Puede el comercio crear riqueza incluso cuando hablamos de productos tecnológicos, tales como producir ordenadores, teléfonos móviles, tecnología móvil? Veamos un ejemplo.

Fritz y Lou trabajan para Ordenadores P, cuyo producto estrella es el pPod, que es un producto revolucionario. Fritz y Lou pueden dedicarse a una de las dos siguientes actividades: pueden diseñar aplicaciones (más conocidas como apps) para el pPod o pueden ensamblar pPod.

Fritz puede diseñar 1.000 apps en un año o puede ensamblar 200.000 pPod. Lou, por su parte, puede solo diseñar 1 app o puede ensamblar 100.000 pPod. La pregunta es ¿qué tiene que ganar Fritz si coopera con Lou? ¿qué tiene que ganar Lou al cooperar con Fritz?

En primer lugar, asumamos que cada uno de ellos dedican la mitad de su tiempo a diseñar app y la otra mitad a ensamblar pPod. Fritz diseña 500 apps y ensambla 100.000 pPod en un año. Lou diseña media app y ensambla 50.000 pPod por año. En total, como sociedad tenemos 500.5 app y 150.000 pPod.

Lou tiene una idea y se la propone a Fritz: “¿Por qué no te especializas en hacer apps y yo me especializo en ensamblar pPod? Dedica tres cuartas partes de tu tiempo a diseñar apps y un cuarto a ensamblar pPod. Yo no diseñaré apps y dedicaré todo mi tiempo a ensamblar pPod”.

¿Cuál es el resultado de la cooperación?

Cuando Lou y Fritz dedicaban el 50% de sus tiempo a cada tarea, el resultado total era 500.5 apps diseñadas y 150,000 pPod ensamblados. Ahora, Fritz diseña 750 apps y ensambla 50,000 pPod. Lou no diseña ninguna apps pero ensambla 100,000 pPod. La suma total es: 750 apps y 150,000 P Pod ensamblados. Por tanto, como sociedad ahora somos 249,5 apps más ricos que antes.

El comercio es un juego de suma positiva. Cuando los individuos comercian producen más bienes de los que podrían producir si no comerciasen.

Publicado en Principios economicos | Etiquetado , , , | 1 comentario